Menú Cerrar

Tres personas que regresaron de la muerte

 

Si bien, la ciencia describe a la muerte como un proceso natural e inevitable de la vida, al rededor del mundo han surgido casos de personas que aseguran haber regresado del más allá después de algún accidente o evento traumático. A menudo, estas experiencias son acompañadas de descripciones como «luces al final de un túnel oscuro» o «personas de blanco» caminando por senderos eternos; otros incluso afirman haberse reecontrado con familiares fallecidos. 

Aunque estos casos no son aceptados por la ciencia como una prueba de que existe vida después de la muerte, la autenticidad y capacidad descriptiva con la que las narran sus emisores ponen a dudar a muchos.  Aquí te dejamos algunos testimonios de personas que aseguran haber regresado de la muerte:

El Caso de Colton Burpo, el niño milagro

Después de haber sido víctima a los 4 años de una peritonitis que perforó su apéndice y recuperarse milagrosamente, le describió a su padre: “Yo estaba arriba, podía verte” y aseguró que había estado con su hermana mayor y abuelo en el cielo. Su padre decidió escribir el Best Seller “El cielo es real”. 

Eben Alexander, el científico convertido

Famoso neurocirujano, autor del libro “El mapa del cielo”, quien fue víctima de una meningitis fulminante en 2008. Cayó en un estado de coma durante siete días, tiempo en el que dice haber viajado a una mayor dimensión del universo y aceptado que hay vida después de la muerte a pesar de su riguroso pensamiento científico.

“Me vi dentro del famoso túnel»

Miguel Galán, el músico resucitado

56 años. Crítico musical, escritor

«Una noche del verano del 79, al cruzar una calle del centro de Sevilla, fui atropellado por un coche que salió de repente a gran velocidad. No me dio tiempo a verlo. El golpe me dejó inconsciente en el suelo con fracturas en la cabeza, rotura del húmero del brazo izquierdo y serias heridas en todo el cuerpo.

No sé durante cuánto tiempo permanecí sin conocimiento, pero cuando desperté sé que estaba rodeado de italianos que había presenciado el accidente. Habían visto al conductor dándose a la fuga.

No se me olvidará lo que viví mientras estaba sin consciencia. Me vi dentro del famoso túnel. Al final vi una luz brillante que me cegaba. A ambos lados del túnel discurrían a gran velocidad imágenes estáticas en blanco y negro de mi vida, con mis padres, mis hermanos, amigos, etc. Imágenes que mostraban momentos que había olvidado, pero que reconocía como propias. Primero aparecieron las más antiguas, las de mi niñez. A continuación, otras más cercanas en el tiempo a mis 17 años. Las observaba tumbado desde el suelo.

No podía pensar, recuerdo que quería saber por qué veía aquello, pero la sucesión vertiginosa de imágenes me lo impedía. No fue, ni mucho menos, una sensación placentera. De hecho no me gustaba nada. Quería salir como fuese de allí».

«Vi un punto de luz con una imagen en el interior»

Comparte en

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *